Frank Duff - Fundador de La Legi贸n de Mar铆a
Frank Duff - Fundador de La Legi贸n de Mar铆a Naci贸 en Dubl铆n,  Irlanda el 7 de junio de 1889, en una fiesta de Pentecost茅s; 驴ser铆a esto un presagio de la influencia que iba a recibir del Esp铆ritu Santo durante su vida?. Fue el mayor de siete hijos de una familia cat贸lica muy piadosa y muy unida. Frank hizo sus estudios en escuelas de renombre.
Siempre obtuvo las mejores calificaciones; le gustaba mucho el deporte y le encantaba andar en bicicleta. "Era realmente un joven prometedor".

En esa 茅poca, Irlanda atravesaba por una gran crisis pol铆tica, econ贸mica y religiosa, los cat贸licos eran despreciados y relegados al m谩ximo.

Sin embargo, Frank avanzaba con firmeza en la vida profesional y espiritual: En la primera, su gran talento lo llev贸 a ocupar un puesto en el Ministerio de Finanzas. Hab铆a quienes pronosticaban que llegar铆a a ser Primer Ministro. En la vida espiritual, mucho antes de encontrar su propia vocaci贸n de laico comprometido, escribi贸 un folleto titulado: "驴Santo, yo, por qu茅 no?", en el que daba algunas directrices y consejos a los laicos para alcanzar la santidad, algunas de la cuales se encuentran en el Manual de la Legi贸n de Mar铆a.

M谩s tarde, asisti贸 al "Purgatorio de San Patricio" que es un lugar de ejercicios espirituales de tres d铆as y de una penitencia, tal vez 煤nica en el mundo. A partir de entonces, Frank fue cada a帽o hasta que la enfermedad se lo impidi贸.

No cabe duda de que la Providencia Divina fue preparando a Frank para esta gran misi贸n que le ten铆a reservada. Desde muy joven hab铆a adquirido el h谩bito de rezar diariamente la Liturgia de los sacerdotes en lat铆n.

Posteriormente, ingres贸 a la Asociaci贸n de San Vicente de Pa煤l, cuyas reuniones empezaban con una oraci贸n, una lectura espiritual y la lectura del acta de la reuni贸n anterior; esto sirvi贸 m谩s tarde de modelo para la Legi贸n de Mar铆a.

La Asociaci贸n de San Vicente de Pa煤l, se ocupaba de los m谩s pobres. Frank, que nunca tuvo problemas econ贸micos, estaba azorado con tanta miseria que hab铆a en su pa铆s. Tal miseria abri贸 las puertas de par en par a los protestantes para hacer proselitismo: agrupados en asociaciones bajo el nombre inofensivo de "Servicio social", ofrec铆an desayunos gratuitos a los pobres con tal de hacerlos apostatar.

Frank tambi茅n ofreci贸 desayunos para evitar la apostas铆a, pero no pudo hacerlo por mucho tiempo. Entonces decidi贸 rezar el rosario frente al local protestante y hacer labor de convencimiento. Este apostolado provoc贸 que le llamaran "el loco del barrio". Pero su locura ten铆a m茅todo y finalmente logr贸, despu茅s de 16 a帽os, que se cerraran todos esos locales protestantes. 隆Qu茅 modelo de perseverancia!

Frank pertenec铆a tambi茅n a un grupo llamado "los pioneros" quienes en desagravio al Sagrado Coraz贸n de Jes煤s, por el vicio del alcoholismo, ofrec铆an no tomar ni una gota de alcohol durante su vida.

Por otra parte, no fue f谩cil para Frank encontrar el tesoro mariano que contiene "La verdadera devoci贸n a Mar铆a" de San Luis Mar铆a Grignion de Montfor, pero una vez que lo hizo, como ten铆a un alma de ap贸stol, inmediatamente quiso compartirlo con las personas que lo rodeaban.

En una reuni贸n de los pioneros, se coment贸 sobre la necesidad de visitar la sala de mujeres del Hospital Uni贸n, se pregunt贸 qui茅n quer铆a participar y seis voluntarias surgieron inmediatamente. Se sugiri贸 reunirse al mi茅rcoles siguiente y se pidi贸 invitar a otras personas.
El d铆a de la reuni贸n hab铆a 15 personas que estaban sorprendidas de ver un altarcito sobre la mesa, compuesto por una imagen de la Virgen Inmaculada Medianera de todas las gracias, sobre un mantel blanco, entre dos floreros y dos candeleros con velas encendidas.

No hab铆a duda, la Virgen los esperaba, ninguno de ellos siquiera se imaginaba que ese era el inicio de un gran Movimiento de fuerza mundial. Tan es as铆, que has unos a帽os m谩s tarde, descubrieron que este Movimiento se hab铆a formado, providencialmente, el 7 de septiembre de 1921, en las V铆speras de la Natividad de Nuestra Se帽ora.

El primer grupo se llam贸 "Nuestra Se帽ora de la Misericordia", y as铆 sucesivamente cada grupo ten铆a su nombre. Entonces surgi贸 la necesidad de buscar un nombre para el Movimiento. Se sugiri贸 hacer una novena para encontrar el nombre adecuado. En la siguiente reuni贸n, se presentaron varias propuestas pero fueron rechazadas. Se pidi贸 otra novena, Frank Duff, el fundador, buscaba un nombre que representara al Movimiento y pudiera aplicarse a cada miembro den particular; realmente se hab铆a quebrado la cabeza en esto. En la v铆spera de la siguiente reuni贸n, Frenk se detuvo un momento, antes de irse a la cama, frente a un cuadro grande la Sant铆sima Virgen que ten铆a en su despacho, y espont谩neamente brotaron en su mente las palabras: LEGI脫N DE MAR脥A.

No hab铆a duda, ese era el nombre: Legi贸n era el s铆mbolo de valor, disciplina, obediencia, y pod铆a aplicarse a cada legionario de Mar铆a que ahora conquistar铆a el mundo para Cristo. Este nombre fue aceptado por unanimidad en noviembre de 1925. A imitaci贸n de la Legi贸n Romana, Frank decidi贸 conservar los t茅rminos en lat铆n para uniformar el lenguaje de la Legi贸n de Mar铆a en todo el mundo. Asimismo, adopt贸 el Vexillum o estandarte de la Legi贸n, remplazando el 谩guila por la paloma que representa al Esp铆ritu Santo y el Comandante en Jefe romano, por la Inmaculada Medianera de todas las gracias. M谩s tarde, Frank escribi贸 la Promesa Legionaria y fij贸 las oraciones legionarias que obtuvieron el Impimatur y fueron colocadas en la T茅ssera. En 1928 fue escrito el Manual de la Legi贸n de Mar铆a, que es una especie de fotograf铆a del Movimiento en la que se ve lo que se hab铆a llevado a la pr谩ctica desde hac铆a ya mucho tiempo.

El primer apostolado de la Legi贸n de Mar铆a, fue la conversi贸n de treinta y una prostitutas al mismo tiempo.
El primer albergue para las chicas se llam贸 "santa Mar铆a".

El 25 de marzo de 1927, despu茅s de muchas penas, sufrimientos, dificultades y decepciones, Frank abri贸 el segundo albergue para hombres abandonados. Este albergue recibi贸 el nombre de "Estrella de la Ma帽ana". Tres a帽os m谩s tarde fue abierto un tercer albergue para mujeres solas: madres solteras sobre todo. Se llam贸 "Regina Coeli"

Sentado frente al Papa, trataba de explicarle lo que la Legi贸n de Mar铆a y sus necesidades. Frank hablaba y hablaba y empez贸 a preocuparse, porque el Papa no hablaba ni pesta帽eaba. Frank pens贸 que tal vez ni lo escuchaba. Frank dijo todo lo que ten铆a que decir y se call贸, agotado de tanto hablar. Solamente lanzaba una mirada de s煤plica al Santo Padre quien permaneci贸 en silencio un largo rato. Finalmente, se levant贸, se dirigi贸 a Frank y lo abraz贸 diciendo con un tono emocionado: "隆Esta cosa viene de Dios!". El Papa se daba cuenta de que este Movimiento respond铆a a su idea sobre el papel del laico en la Iglesia.
M谩s tarde, Frank recibi贸 una carta del Santo Padre en la que daba su bendici贸n especial a la Legi贸n de Mar铆a y la reconoc铆a como una obra magn铆fica y santa.

La extensi贸n de la Legi贸n de Mar铆a en el mundo fue tan r谩pida, que surgieron los  "enviados de la Legi贸n de Mar铆a" quienes se encargaban de extender y cultivar la Legi贸n en los cinco continentes. El n煤mero de enviados era cada vez mayor, Frank manten铆a una estrecha uni贸n con cada uno de ellos por correspondencia. Esto lo hizo abandonar su trabajo profesional. La Legi贸n absorb铆a todo su tiempo, que Nuestro Se帽or le hizo rendir al m谩ximo.
Un d铆a alguien pregunt贸 a Frank que pensaba de la Legi贸n como modeladora de santos. Y 茅l respondi贸: que la Legi贸n de Mar铆a muestra a sus miembros las grandes verdades de la fe cat贸lica y les ense帽a a comprenderlas, especialmente la doctrina del Cuerpo M铆stico de Cristo, el lugar de la Sant铆sima Virgen en el Plan Divino de la Salvaci贸n y su uni贸n 铆ntima con el Esp铆ritu Santo, esta doctrina, dijo, es santa y santificadora, y produce santos a granel.
Un ejemplo vivo de esto, entre muchos m谩s que no son tan renombrados, est谩 en el mismo Frank, en Edel Mary Quinn y en Alfonso Lambe.

Frank dec铆a que la santidad est谩 en una vida normal. El mismo se  santific贸 en sus deberes cotidianos que impregnaba de su gran alegr铆a y buen humor. Otra caracter铆stica era su humildad y discreci贸n. Nunca se atribuy贸 a s铆 mismo la extensi贸n y 茅xito de la Legi贸n de Mar铆a, ni siquiera su fundaci贸n, a pesar de que la Legi贸n era su vida.

Frank mantuvo estrecha relaci贸n con todos los Papas, prueba de ello son las cartas pontificias que se encuentran en las primeras p谩ginas del Manual de la Legi贸n de Mar铆a. Desde P铆o XI hasta Juan Pablo II.
Juan Pablo II al conocer la Legi贸n de Mar铆a qued贸 impresionado de su espiritualidad y decidi贸 invitar a su fundador a Roma para conocerlo. Frank asisti贸 con los oficiales del Concilium y, una vez frente al Papa, le dijo que todo pensamiento, toda palabra, toda acci贸n del legionario deben estar impregnadas de esta convicci贸n: "La victoria vendr谩 por Mar铆a".

El 7 de noviembre de 1980, Frank se sent铆a muy agotado y se recost贸, la legionaria que lo atend铆a, le llev贸 el t茅 a la cama y lo encontr贸 con las manos en posici贸n de oraci贸n y los ojos fijos en una imagen de la Virgen que ten铆a frente a 茅l. La Virgen se lo hab铆a llevado al cielo.

Para los legionarios, m谩s que un duelo era un triunfo. En su primera Misa de R茅quiem, Monse帽or Ripley concelebr贸 con aproximadamente veinte sacerdotes y en su homil铆a dijo que Frank Duff es responsable de una nueva corriente en la Iglesia que da una nueva luz sobre el papel de la Virgen Mar铆a. Y que todos los que lo conocieron lo ten铆an por un santo. Muchos, continu贸 diciendo, le atribuyen desde ahora cosas milagrosas, pero el milagro m谩s grande es la Legi贸n de Mar铆a.

En otra misa, el Cardenal O'Flaich concelebr贸 con tres Arzobispos y treinta y cinco sacerdotes, todos directores espirituales de la Legi贸n de Mar铆a. Unas cuatro mil personas, entre ellas legionarios de distintas partes del mundo, asistieron a la Misa, muchos no pudieron entrar a la iglesia, varios sacerdotes se quedaron tambi茅n fuera. Fue sorprendente ver que en ning煤n caso las vestiduras lit煤rgicas fueron negras o violetas, sino blancas con largas cintas rojas en medio.

Entre los asistentes estaban el Presidente de la Rep煤blica de Irlanda, el Primer Ministro, el alcalde de Dubl铆n, numerosos hombres pol铆ticos y casi todo el cuerpo diplom谩tico. Caso admirable porque la Legi贸n de Mar铆a nunca tuvo que ver con pol铆tica, esto est谩 prohibido y es parte de su personalidad.

En su homil铆a, el Cardenal dijo que en este gran hombre v铆v铆a un inmenso esp铆ritu de piedad y de oraci贸n, y con ayuda de la Virgen, el aporte de este sencillo ciudadano de Dubl铆n en la historia de la Iglesia cat贸lica, es tal vez el m谩s importante del siglo.

El cortejo parti贸 al cementerio, las calles de Dubl铆n fueron cerradas porque estaban llenas de personas que formaban una valla y rezaban. Seg煤n testigos, m谩s que un cortejo f煤nebre era algo radiante y solemne lo que impregnaba la atm贸sfera. En una de sus 煤ltimas entrevistas Frank dijo: "La Sant铆sima Virgen hasta ahora, ha sostenido a la Legi贸n de Mar铆a en sus manos; no creo que Ella la abandone cuando yo ya no est茅 aqu铆".

Cuando no se tienen los instrumentos apropiados, resulta verdaderamente dif铆cil un camino seguro en un terreno escarpado y fangoso.

Frank Duff logr贸 abrir este camino limpi谩ndolo de todo obst谩culo que representaban las oposiciones y ataques a la Legi贸n de Mar铆a y, del fango del pecado, pero 茅l si contaba con los instrumentos apropiados que son: el rosario, la medalla milagrosa, en fin, la profunda devoci贸n a la Sant铆sima Virgen y el gran amor y confianza a Dios.



Ver más fotos...
Altar Legi贸n de Mar铆a T茅ssera Vexillum

El sitio web usa cookies y recolecta datos con el fin de mejorar su experiencia de navegaci贸n. Con su permanencia, usted acepta nuestra pol铆tica de privacidad.

ESTOY DE ACUERDO CON LA PRIVACIDAD, ENTENDIDA DE AQUELLO QUE ES MUY PERSONAL. PERO SABEMOS QUE AHORA ES DIFICIL ESCONDER MUCHO DE LO QUE SOMOS, UNA VEZ ENTRAMOS EN LAS REDES SOCIALES ( Soy P. Juan Jose Mendoza)