Espiritualidad Vicenciana: Misiones Populares, ayer y hoy. Parte II
Espiritualidad Vicenciana: Misiones Populares, ayer y hoy. Parte II AUTOR: ANDER ARREGUI, C.M.

I. La opci贸n por los pobres en San Vicente de Pa煤l.

El encuentro con Jesucristo en los pobres fue vital en el itinerario humano y espiritual de Vicente de Pa煤l. Si no hubiera sido por este descubrimiento no nos encontrar铆amos hoy ante este santo.

La opci贸n por los pobres es un elemento constitutivo del concepto "evangelizaci贸n". Esta afirmaci贸n es de dominio com煤n despu茅s de la aparici贸n de la Exhortaci贸n Apost贸lica "Evangelii Nuntiandi". Pero ya, Vicente de Pa煤l, hace muchos a帽os, en su admirable intuici贸n evang茅lica la conceb铆a del mismo modo.
Para 茅l, evangelizar no es solo "instruir", anunciar de palabra la Buena Noticia, sino que implica "hacer efectivo el Evangelio", "realizar las cosas predichas por los profetas" (cf. XI, 391).

Estas intuiciones le hab铆an sido confirmadas por la experiencia, despu茅s del encuentro con el "hereje" de Montmirail. Aquel hombre hab铆a llegado a la conclusi贸n de que "el Esp铆ritu Santo gu铆a a la Iglesia" cuando descubri贸 c贸mo, en la Misi贸n Popular, los misioneros se ocupaban de los pobres, les atend铆an en sus necesidades y les instru铆an.

San Vicente, como sabemos, fue creando cauces e instituciones variadas en la medida en que se iba encontrando con distintas situaciones de pobreza y de necesidad: Cofrad铆as de la Caridad, Congregaci贸n de la Misi贸n, Hijas de la Caridad, etc. Con estas respuestas a la pobreza, hizo cre铆ble el Mensaje del Evangelio, porque, de lo contrario, ocurre que "hagamos lo que hagamos, nunca creer谩n en nosotros si no mostramos amor y compasi贸n hacia los que queremos que crean en nosotros" (1,320).

La Cofrad铆a de la Caridad fue la primera instituci贸n ideada por el santo para dar respuesta, desde la comunidad cristiana, a las situaciones de pobreza. En la creaci贸n de estas "caridades" quedan en evidencia las cualidades de San Vicente para sensibilizar, movilizar, aunar voluntades y organizar.

Las Misiones Populares terminaban normalmente con la creaci贸n de una Cofrad铆a de la Caridad. De hecho, a partir de 1633, con la generalizaci贸n de las misiones. se multiplicaron tambi茅n las caridades. Vicente de Pa煤l dejaba bien organizada la caridad, despu茅s de motivar y sensibilizar por medio del testimonio y del anuncio,durante la misi贸n. Al final invitaba a todas personas sensibilizadas, a dedicarse al servicio de los pobres por turno, para que pudieran estar atendidos debidamente. Y todo quedaba bien delimitado en un Reglamento que 茅l mismo escrib铆a.

II. La opci贸n por los pobres, hoy.

En una sociedad como la nuestra, saturada de palabras y de promesas incumplidas, y en un claro proceso hacia la increencia, es fundamental que la evangelizaci贸n incluya una opci贸n clara por los pobres. El compromiso en favor de los marginados es una de las pocas cosas que pueden suscitar un interrogante y posibilitar la acogida del anuncio expl铆cito.

Si esta dimensi贸n es tan vital, en la evangelizaci贸n en general, y en la Misi贸n Popular vicenciana en particular, ya desde el inicio del proceso de Misi贸n habr铆a que ir detectando las necesidades con un buen estudio de la realidad y mediante las visitas a las familias. En el anuncio explicito, no se podr谩 olvidar el intentar sensibilizar y motivar a los miembros de la comunidad cristiana. Y no se podr谩 dar por terminada una Misi贸n si no se ha dejado organizada la acci贸n social y caritativa.

La problem谩tica del "hereje" de Montmirail sigue viva en la Iglesia de hoy. Si esta Iglesia olvida al mundo rural, a los barrios perif茅ricos de las ciudades, en una palabra, a los pobres, no tendr谩 credibilidad. En este sentido, las Misiones Populares, pueden ofrecer un buen servicio a la iglesia; pero para ello, no s贸lo deber谩n evangelizar anunciando la Buena Noticia, sino realiz谩ndola, optando por los pobres de una manera pr谩ctica. 驴No es esto una signatura pendiente en las Misiones Populares renovadas?

 La preocupaci贸n por la continuidad en Vicente de Pa煤l.

Encontramos en San Vicente muchos detalles y comportamientos que nos descubren su preocupaci贸n por mantener los frutos de la Misi贸n. De hecho, las Misiones Populares en us or铆genes consegu铆an reactivar la vida de la comunidad parroquial en m煤ltiples aspectos: una mejor instrucci贸n, restauraci贸n de la pr谩ctica cristiana en un doble aspecto, -celebraci贸n de sacramentos y solidaridad con los necesitados-, han llegado hasta nosotros testimonios de Obispos, sacerdotes y vecinos de los lugares misionados, que muestran c贸mo los pueblos misionados quedaban transformados (II, 46-47. 202-204). El mismo San Vicente constata que las parroquias misionadas se hac铆an irreconocibles (I,235; V, 185, 339; VIII,318, XI, 701-792).

En dos rasgos que identifican la misi贸n vicenciana, se preocup贸 San Vicente de crear causes que aseguran su continuidad.

1. La orientaci贸n catequ茅tica.

Para garantizar la continuidad de la catequesis en el medio rural para ni帽os, sobre todo ni帽as, pobres, Vicente de Pa煤l creaba "escuelas de caridad". Estas escuelas ya exist铆an con el nombre de "peque帽as escuelas", pero 茅l las creaba con motivo de la misi贸n. En ellas, el catecismo viene a ser el manual m谩s importante, que sirve incluso para aprender a leer. Algunos autores afirman que lo fundamental en ellas es la catequesis, que la ense帽anza de la lectura, la aritm茅tica, etc. es como un pretexto (cf. E. Germain, Langages de la foi 谩 travers l麓histoire, Fayard, Par铆s 1972, 74-76). Era, sin duda, una forma de continuar la catequesis iniciada con motivo de la misi贸n.

2. La opci贸n por los pobres.

Ya hemos se帽alado en los or铆genes, en los lugares misionados, se dejaban establecidas las caridades. A estas cofrad铆as cl谩sicas, ya existentes, adheridas a una capilla o altar, provistas de indulgencias y hasta de indumentaria propia, Vicente de Pa煤l les da un car谩cter laico y las orienta hacia el servicio de los necesitados del lugar. As铆 garantiza la continuidad de esa dimensi贸n tan entra帽able para 茅l y tan fundamental para la credibilidad de la iglesia, la opci贸n por los pobres.

En una 茅poca en que el laicado no ten铆a responsabilidades en la iglesia, sino que era como mero receptor de servicios, Vicente de Pa煤l incorpora a los laicos a las tareas eclesiales, confiri茅ndoles responsabilidades, tal como se ve en las Cofrad铆as de la Caridad. Quiero resaltar el trato que,en este sentido, dio a la mujer. En el siglo XVII estaba totalmente relegada, tanto en la sociedad como en la iglesia, y era considerada como inferior al hombre en lo jur铆dico y en lo social San Vicente incorpora a las mujeres a las tareas pastorales en una l铆nea de corresponsabilidad; y las considera para ello dignas y capaces tanto como a los hombres (cf.X, 945, 953, 957; XI,392-393) Podemos concluir que San Vicente descubri贸 en el laicado un potencial valioso y rico para la iglesia, pero por diversas causas, desaprovechado. 脡l los motiva y los incorpora a la tarea evangelizadora creando cauces de participaci贸n y confi谩ndoles responsabilidades para asegurar as铆, entre otras cosas, la continuidad de los frutos de la misi贸n.

Otro aspecto importante que cuid贸 San Vicente para garantizar la continuidad fue:

3.La formaci贸n de los agentes del lugar.

Podemos afirmar que la causa fundamental que llev贸 a Vicente a orientar la Congregaci贸n de la Misi贸n a la formaci贸n del clero fue la preocupaci贸n por mantener los frutos de la misi贸n. As铆 lo manifiesta en una carta dirigida al Obispo de Perigueux: "Sabemos por experiencia que los frutos de las misiones son muy grandes ya que las necesidades de las pobres gentes campesinas son extremas; pero como sus esp铆ritus son rudos y mal cultivados de ordinario, f谩cilmente se olvidan de los conocimientos que se les han dado y de las buenas resoluciones que han tomado, si no tienen buenos pastores que los mantengan en la buena situaci贸n en que se les ha puesto. Por eso procuramos tambi茅n contribuir a la formaci贸n de buenos eclesi谩sticos por medio de los ejercicios de los ordenandos y de los seminarios, no ya para abandonar las misiones, sino conservar los frutos que se consiguen en ellas" (IV, 46).

La falta de documentaci贸n en relaci贸n a la formaci贸n de los seglares es casi total. Hay quedado testimonios de su preocupaci贸n por formar a los miembros de las Cofrad铆as de la Caridad. Les exhorta a capacitarse intelectual y espiritualmente, y para ello hacer alguna lectura y comentarla en las reuniones. En este sentido hay que decir que Vicente de Pa煤l era hijo de su tiempo y, si bien incorpor贸 al laico como agente  evangelizador, en tareas pastorales, era consciente, sin duda, de que la responsabilidad mayor reca铆a sobre los sacerdotes y a ellos les dedic贸 los m谩s variados esfuerzos.

La importancia de la continuidad en las misiones populares, hoy.
La actuaci贸n de Vicente de Pa煤l en relaci贸n con esta continuidad nos descubre pistas muy valiosas para tener en cuenta en la actualidad:

1. Es importante no plantear la misi贸n al margen y menos en contra de los sacerdotes y seglares comprometidos del lugar a misionar. Es preciso ponerse de acuerdo en los pasos a seguir durante la preparaci贸n, en los objetivos, etc., de modo que la misi贸n no resulte extra帽a a la pastoral ordinaria sino que entre dentro de sus objetivos.
2. Otro de los aspectos que hay que cuidar y que interesa para su desarrollo y continuidad es la incorporaci贸n de los agentes laicos en la tarea evangelizadora. Por una parte, porque el seglar, por su bautismo y por su vocaci贸n es un miembro activo de la comunidad parroquial; y por otra, porque es imposible que los sacerdotes solos lleven adelante la preparaci贸n de la misi贸n, el desarrollo del tiempo fuerte y toda la tarea de la continuidad.
3. Para que los seglares puedan asumir responsabilidades es necesario ofrecerles cauces de formaci贸n. La Misi贸n Popular, desde su preparaci贸n, ha de ofrecer, tanto a los sacerdotes como a los seglares, cauces y apoyos para su formaci贸n.

Como conclusi贸n final, podemos afirmar que las Misiones Populares vicencianas son un instrumento pastoral v谩lido para acometer con decisi贸n, en nuestro pa铆s, la segunda evangelizaci贸n. Pero esto a condici贸n de que se tengan en cuenta los tres elementos clave en los or铆genes. A煤n m谩s; hoy por hoy no se encuentra otro medio para dinamizar las parroquias globalmente y pasar de una pastoral de conservaci贸n a una pastoral de misi贸n.





Ver más fotos...
Altar de Iglesia en Cant贸n Nombre de Dios Misioneros Vicentinos Nuestra Se帽ora de Lourdes, Cant贸n Nombre de Dios

El sitio web usa cookies y recolecta datos con el fin de mejorar su experiencia de navegaci贸n. Con su permanencia, usted acepta nuestra pol铆tica de privacidad.

(Soy P. Juan Jose Mendoza)