Espiritualidad - Misi贸n
Espiritualidad - Misi贸n "La espiritualidad de la Congregaci贸n de la Misi贸n hunde sus ra铆ces, sobre todo y ante todo, en la manera de descubrir a Cristo que el Esp铆ritu Santo inspir贸 a Vicente de Pa煤l. El origen de las distintas corrientes de espiritualidad surgidas den la Iglesia se debe a los diversos modos de descubrir y seguir a Cristo que han tenido algunos cristianos. En esos modos diversos de descubrir y seguir a Cristo tambi茅n influy贸 la manera peculiar de leer los signos de su tiempo que tuvieron esos cristianos a la hora de interpretarlos como indicadores de lo que Dios les estaba pidiendo. El descubrimiento de la ignorancia religiosa y de la pobreza del pueblo campesino fue un hecho que Vicente de Pa煤l ley贸 como la llamada que Dios le dirig铆a a continuar la misi贸n de Cristo evangelizador de los pobres.

La corriente que atraviesa toda la espiritualidad de la Congregaci贸n de la Misi贸n es el misterio del Hijo de Dios enviado y encarnado para ser "el misionero del Padre", seg煤n una expresi贸n del mismo Vicente de Pa煤l. En una conferencia a los misioneros, Vicente de Pa煤l subraya un principio fundamental de la espiritualidad de la Congregaci贸n: "Jesucristo evangelizador de los pobres es la Regla de la Misi贸n". Y lo explicita: "El Hijo de Dios vino a evangelizar a los pobres; y nosotros 驴no hemos sido enviados a lo mismo? S铆, los misioneros hemos sido enviados a evangelizar a los pobres 隆qu茅 dicha hacer lo mismo que hizo nuestro Se帽or!". Podemos decir que seguir y comprometerse con ese Cristo encarnado, pobre y evangelizador-servidor de los pobres, constituye el coraz贸n de la espiritualidad de la Congregaci贸n de la Misi贸n.

La espiritualidad que Vicente de Pa煤l ha legado a la Congregaci贸n de la Misi贸n es una espiritualidad de encarnaci贸n, es decir, la centralidad de esta espiritualidad la ocupa el Verbo encarnado. Es tambi茅n una espiritualidad misionera, en el sentido m谩s genuino del t茅rmino "misionero" , es decir, una espiritualidad para la misi贸n, para la evangelizaci贸n de los pobres. Y es una espiritualidad liberadora de todo lo que oprime a los pobres "que se multiplican todos los d铆as, que no saben qu茅 hacer ni ad贸nde ir". Y, por supuesto, es una espiritualidad compasiva y misericordiosa.

Dentro de la espiritualidad vicenciana y, l贸gicamente, de la Congregaci贸n de la Misi贸n, ocupan un lugar relevante cinco virtudes que, en palabras de San Vicente en las Reglas Comunes, "son como las potencias del alma de la Congregaci贸n entera y deben anima las acciones de todos nosotros" (Reglas Comunes II, 14). Estas virtudes son, como se ha dicho al principio: la sencillez, la humildad, la mansedumbre, la mortificaci贸n y el celo por las almas. En la espiritualidad de la Congregaci贸n de la Misi贸n, son virtudes apost贸licas y misioneras m谩s que asc茅ticas y de perfecci贸n individual. Es decir, est谩n orientadas al mejor cumplimiento del fin de la Congregaci贸n. San Vicente pone a Cristo como modelo de cada una de ellas, pero a Cristo en tanto que Evangelizador de los pobres. Estas cinco virtudes de Cristo evangelizador son las que necesita la Congregaci贸n si quiere continuar su misma misi贸n. Para ello tiene que "revestirse del esp铆ritu de Cristo" y  "usar las mismas armas que 脡l us贸". Adem谩s de esta orientaci贸n misionera, las cinco virtudes son necesarias para la vida fraterna de una comunidad apost贸lica. 脡sta es otra finalidad en la que insiste San Vicente de Pa煤l.

Hay tres elementos que configuran la identidad de la Congregaci贸n de la Misi贸n: "esp铆ritu, fin y obras". Estos tres elementos vertebran y visibilizan la espiritualidad de la Congregaci贸n, pero tienen que ir juntos y ser complementarios."

El sitio web usa cookies y recolecta datos con el fin de mejorar su experiencia de navegaci贸n. Con su permanencia, usted acepta nuestra pol铆tica de privacidad.

(Soy P. Juan Jose Mendoza)